Este año continúa siendo desafiante para los profesionales de relaciones públicas y marketing. La pandemia ha provocado miedo e incertidumbre en muchas marcas, lo que ha causado que los presupuestos sean sometidos a un mayor escrutinio por parte de la alta dirección. Los departamentos internos están racionalizando los recursos y los empleados están asumiendo responsabilidades adicionales. La expectativa de generar resultados y mostrar un ROI tangible en todas las funciones comerciales sigue siendo alta. Como resultado, la intersección y la distinción general entre los dos departamentos y su valor continúa difuminándose.

Si bien ambos tienen roles esenciales para ayudar a una empresa a lograr sus objetivos, las relaciones públicas históricamente han sido responsables de construir y mantener la reputación de una marca, establecer confianza y persuadir la percepción pública. Por el contrario, el marketing se ha centrado tradicionalmente en la gestión de marca, la publicidad y la promoción de productos, todos los cuales se sabe que contribuyen al embudo de ventas.

Las relaciones públicas y el marketing comparten algunos objetivos similares: aumentar la visibilidad de la marca; impulsar el posicionamiento corporativo; apoyar los esfuerzos de ventas. Sin embargo, la medición y el retorno de la inversión de ambos departamentos son trabajos continuos en progreso. Ya sea que se mida por share of voice o clientes potenciales, la alta dirección espera ver métricas cuantificables.

Un estudio de Intrado y PRWeek descubrió que el equipo de marketing es más eficaz (75%) en demostrar valor a la alta dirección en comparación con sus contrapartes de relaciones públicas (25%). También encontró que casi todos los profesionales de RRPP (98,2%) reconocen la importancia de dominar y aplicar las competencias de marketing. Esta es una clara indicación de que ambos departamentos deben esforzarse por trabajar en conjunto, unir y amplificar la identidad y la confianza de la marca, contribuyendo igualmente a los resultados finales.

Entonces, ¿cómo pueden los equipos de relaciones públicas y marketing trabajar mejor juntos y por qué deberían hacerlo?

Entrega métricas que importan a la alta dirección.

La atribución es algo que los especialistas en marketing han intentado perfeccionar durante décadas; también es una métrica que a la alta dirección le gusta evaluar, analizar y comparar junto con los patrones de ventas y los objetivos comerciales. La relación en evolución entre las relaciones públicas y el marketing ha creado una ventana de oportunidad para que ambos departamentos supervisen o aumenten las oportunidades de ventas y proporcionen informes y análisis completos.

Para las marcas, una mención o artículo en los medios de comunicación de primer nivel puede resultar en un aumento repentino en las ventas. Si los esfuerzos de relaciones públicas y marketing están alineados, el pico de ventas puede aumentar o continuar durante algún tiempo.

Establece mensajes unificados y posicionamiento corporativo.

Las relaciones públicas y el marketing crean y se basan en mensajes claros y sólidos para programas exitosos. Establece la identidad, la voz y la audiencia de la marca. La voz de una marca puede cambiar dada la plataforma y la audiencia; sin embargo, su historia, propuesta de valor y productos o servicios normalmente no cambian.

Ambos equipos deben trabajar juntos para alinearse en mensajes claves, audiencias objetivos y estrategias de comunicación. Por ejemplo, los materiales de marketing, el contenido del sitio web y las campañas de correo electrónico deben alinearse estrechamente con la narrativa del equipo de relaciones públicas, y viceversa, para crear una voz e identidad de marca unificadas.

Fomentar la habilitación de ventas.

Si bien las relaciones públicas, el marketing y las ventas son tres departamentos diferentes, comparten el mismo objetivo final: obtener ingresos. Las relaciones públicas y el marketing pueden proporcionar la información, el contenido y las herramientas para que el equipo de ventas sea más eficaz en cada etapa del embudo de ventas, ya sea validación, confianza, datos sobre personas o mensajes claros.

Los tres equipos deben dedicar tiempo a discutir la estrategia, planificar lanzamientos de productos y ciclos de ventas y, lo más importante, comunicar comentarios. Al hacerlo, pueden alinearse con la estrategia, ayudar a eliminar la duplicación de esfuerzos y trabajar colectivamente hacia los mismos objetivos.

Amplía el marketing de contenidos.

Independientemente de quién lidere la carga, el desarrollo de contenido requiere tiempo y dinero. Los equipos de relaciones públicas y marketing pueden ayudarse mutuamente a amplificar sus logros maximizando la distribución de contenido. Ya sea colocando una firma o compartiendo un caso de estudio de un cliente, el contenido despierta interés y alimenta el embudo de marketing, una victoria para ambos departamentos.

Está claro que las relaciones públicas y el marketing son mejores juntos, y la colaboración entre los dos departamentos no solo beneficiará a la empresa y sus resultados, sino que también creará consistencia y unidad para la imagen de la marca. Es esencial que todos trabajen desde el mismo manual de estrategias, alineados con los mismos objetivos e identificando formas de mejorar los procesos y obtener resultados comerciales medibles.

Fuente: Chodor, Ben. “Better Together: The Evolving Relationship Between PR And Marketing”. Forbes
https://www.forbes.com/sites/forbescommunicationscouncil/2020/10/14/better-together-the-evolving-relationship-between-pr-and-marketing/?sh=250789d3721c