La mayoría de las empresas se vieron obligadas a tirar por la ventana sus planes para 2020, entre ellos sus planes de relaciones públicas. Cuando comenzó la cuarentena en marzo de ese año, las organizaciones tendieron a utilizar dos estrategias distintas: hibernar o acelerar.

Al decir hibernación, me refiero a las empresas que adoptaron un enfoque más defensivo y protector. Muchas de estas utilizaron la estrategia de acumular su efectivo y reducir los gastos con planes para sobrellevar este periodo reteniendo suficientes recursos para reconstruir su negocio rápidamente.

Por el contrario, las empresas que optaron por acelerar asumieron más riesgos y, en esencia, se “duplicaron” en tiempos de incertidumbre. Estas marcas trabajaron más duro y más rápido en un intento por hacer crecer su negocio mientras que sus competidores esperaban ver cómo resultaban las cosas antes de trazar un camino a seguir.

Ambas estrategias son sólidas y al mismo tiempo pueden ser contraproducentes. Es realmente una decisión arriesgada o reconfortante, ya que no puedes elegir hacerlo a medias y tener éxito. El líder de una empresa que optó por la hibernación debe saber que solo porque juega a la defensiva no significa que debe reducir su perfil público. Solo necesita modificar su estrategia.

En lugar de destacar nuevos productos o promover nuevos contratos, concéntrate en desarrollar tu liderazgo de opinión y destacar las historias de éxito de tus clientes a través de estudios de casos y testimonios. Estos esfuerzos de relaciones públicas están más enfocados al largo plazo y serán extremadamente útiles a medida que la empresa deje la hibernación y avance hacia la reconstrucción y el crecimiento.

Las empresas que optaron por acelerar tienen oportunidades de relaciones públicas completamente diferentes. La clave es reconocer una oportunidad y maximizarla. A continuación, tres ejemplos.

1. Cómo la visión a largo plazo de las relaciones públicas puede generar una acción a corto plazo.

Title Alliance, con sede en Pensilvania, cuenta con 60 agencias de seguros en los Estados Unidos. Inicialmente, la compañía temía una reducción masiva en las ventas de viviendas, por lo que comenzó a concentrarse en expandirse a nuevos mercados y joint-ventures. Los líderes de la organización dedicaron su tiempo a ofrecer entrevistas a medios de comunicación del sector y a difundir podcasts para posicionar aún más a la empresa como líder de opinión del sector. En unos pocos meses, el sector se recuperó por completo en cuanto al volumen de ventas, y la empresa estaba bien posicionada y preparada para aprovechar ese momento y expandirse rápidamente. Esto creó una oportunidad para que la compañía promoviera su éxito dentro del mercado y en las publicaciones principales del sector, haciendo crecer su marca, mientras tanto varios competidores aún apenas estaban iniciando sus actividades de relaciones públicas.

2. Reconoce la historia de hoy y prepárate para participar.

SAMI-Aid es una red norteamericana de servicios médicos que ofrece una plataforma de atención médica en línea que se lanzó poco antes de que llegara el COVID. Su plan inicial era centrarse en los viajeros de negocios que necesitaban acceso a médicos mientras viajaban, además de dos ciudades del medio oeste de Estados Unidos para hacer crecer su plataforma y expandirse. Poco después del lanzamiento y cuando el COVID llegó a ese país, la compañía cambió de inmediato para brindar atención durante la pandemia e identificar socios gubernamentales y consumidores sin seguro con más probabilidades de desear citas médicas remotas y asequibles. La compañía también expandió rápidamente sus servicios de salud mental, reconociendo un aumento en la demanda, ya que era uno de los pocos servicios de telesalud que proporcionan dichos servicios. Centrándose en el tratamiento psicológico e introduciendo la telemedicina a una nueva audiencia, la compañía centró sus relaciones públicas con los medios, así como en podcasts donde podían hablar sobre atención psiquiátrica, conductual y de salud mental.

3. Dar prioridad a tus empleados puede crear nuevas líneas de negocio y oportunidades de relaciones públicas.

Otro ejemplo de una empresa que se está acelerando es una empresa de ambulancias a pedido con sede en Nueva York llamada Ambulnz, que tiene más de 1,500 empleados trabajando en varios estados de los EE.UU. Al comienzo de la pandemia, cuando los hospitales comenzaron a posponer cirugías electivas y otras citas, su volumen de llamadas disminuyó. En lugar de reducir las horas o el personal con licencia, comenzaron a buscar formas alternativas de utilizar su fuerza laboral capacitada. Como resultado, comenzaron dos líneas de negocios adicionales, Rapid Reliable Testing (RRT) y TeleHealth+.

A medida que aumentaron las opciones de pruebas de COVID, surgió la necesidad de contar con personal médico capacitado para administrar las pruebas. Además de asociarse con ciudades y agencias gubernamentales para ofrecer pruebas de COVID, RRT ofreció pruebas a instalaciones para adultos mayores, escuelas, campamentos, negocios, estudios de Hollywood y eventos especiales. En solo los primeros seis meses, la compañía ha administrado más de 500,000 pruebas en varios estados.

La segunda oportunidad provino de una brecha que Ambulnz vio en la telemedicina (visitas remotas al médico por video), que ha experimentado un crecimiento significativo desde que comenzó la pandemia. Si bien muchas necesidades pueden satisfacerse de forma remota, todavía existen numerosos requisitos para los procedimientos prácticos junto a la cama, como exámenes físicos, análisis de sangre y administración de tratamientos. En lugar de que el médico de telemedicina requiera que el paciente visite un consultorio médico o de atención de urgencia para obtener asistencia, TeleHealth+ de Ambulnz llena el vacío, ya que el personal médico certificado brinda servicios médicos no críticos al paciente en su hogar bajo la dirección y orientación del médico de telemedicina.

Al buscar formas de mantener ocupados a sus empleados, Ambulnz logró crear dos nuevas fuentes de ingresos. Desde una perspectiva de relaciones públicas, esto le permitió a la empresa mostrar su cultura de poner a sus empleados en primer lugar y al mismo tiempo abrir la puerta a numerosas oportunidades de medios relacionadas con el lanzamiento de servicios, que han hecho crecer su marca y contribuido a que la empresa se expanda a nuevos mercados más rápidamente.

¿Que sigue?

Todos quieren saber qué sigue. Si bien nadie sabe la respuesta, es seguro asumir que en algún momento durante el 2021, las vacunas se administrarán a un porcentaje cada vez mayor de personas y comenzaremos la transición a la vida post COVID 19. Las empresas que actualmente están en hibernación deberían planificar esa fecha desarrollando sus planes de relaciones públicas para volver a insertarse en la conciencia pública y recuperar y aumentar su participación de mercado. Las empresas que ya están en modo de aceleración deben maximizar su tiempo antes de que los jugadores anteriores vuelvan a recuperar su fuerza completa, llenando los vacíos existentes y cambiando el mapa a su favor para mantener y retener sus avances comerciales.

De cualquier manera, enero de 2021 debería sonar como un molesto despertador. No importa si actualmente eres un líder hibernador o acelerador; es hora de despertar y trabajar.

Fuente: Weiss, Josh. Is It Time to Hibernate or Accelerate Your PR Efforts?” Entrepreneur
https://www.entrepreneur.com/article/360837